Saltar al contenido
Extensiones de Pelo Nais Hair Blog

Champú seco: qué es y cómo debes usarlo

Aplicar champú seco

La primera vez que oí hablar del champú seco, pensé: ¡menuda guarrería!… y ahora, sin embargo, no puedo pasar sin él. Es de esos productos que deberían formar parte de ese fondo de armario de la belleza.  

Cuándo usar el champú seco 

El champú seco es un remedio genial para esos días en los que has hecho algo de ejercicio, pero no tienes ganas de lavarte y, sobre todo, de secarte el pelo.  Por ejemplo, si vas al gimnasio pero tienes que volver a clase o a la oficina.
Sirve para esos días en los que tu pelo no está sucio, pero tienes algo de grasa en las raíces; también cuando te levantas con un flequillo mal encarado, pero no quieres lavarte todo el cabello. Puedes usarlo también para lavar tus extensiones de clip sin necesidad de mojarlas.
Prueba qué es lo más apropiado para ti: por ejemplo, te lavas el cabello de manera normal unas 3 veces a la semana, y los días alternos puedes usar el champú seco.
También viene fenomenal para cuando haces un viaje largo en avión, y no tienes una ducha disponible.
Por otra parte, si tienes el cabello teñido, te ahorras unos cuantos lavados, y así el color te durará más!
Lavado champú seco

Cómo elegir el mejor tipo de champú seco

Tienes básicamente dos opciones: en polvo, o en spray.

Aplicar champú seco

Cómo usar el champú seco

Prepara el cabello: retira cualquier horquilla, goma del pelo o clip que tengas colocado. Cepilla el cabello para que no tenga enredos. Recomendamos que lo hagas encima del lavabo, para recoger fácilmente los pelos que caigan y limpiar los restos que caigan del champú seco. Ten en cuenta que el cabello tiene que estar totalmente seco, si está húmedo, se formarán grumos con el champú y la humedad, y entonces sí que te tendrás que lavar el pelo.
Aplica el champú seco en tu cabello, especialmente en las zonas con más tendencia a la grasa. Usa tus dedos para aplicarlo de manera uniforme, pero sin presionarlo sobre el cuero cabelludo; no masajees o frotes el champú sobre la cabeza, porque se asentará y te va a picar durante el resto del día.  Si usas un cabello seco en spray, sujétalo a unos 15 cm de tu cabeza. Con el champú seco en polvo, también deberías aplicarlo desde una distancia similar para que se distribuya uniformemente, y no caiga solo en una parte de la cabeza.
Champú seco
Puedes cepillar tu cabello desde las raíces a las puntas. Aunque se utiliza preferentemente en las raíces, puedes usarlo también en el resto del cabello.
Deja que el cabello absorba el champú seco, dependiendo de la cantidad de grasa que tengas, este proceso puede tomar de 5 a 10 minutos.
Aunque el champú seco huele bien, puedes añadir unas gotas de aceite esencial en tu cabello, para que huela tan bien como cuando te lo has lavado con champú normal. Aplica unas gotitas sobre las puntas del cabello, no en las raíces, o tu cabello volverá a estar graso otra vez.

Un consejo más…

No uses el champú seco de manera seguida, intercálalo con un lavado normal con agua. El lavado en seco no limpia, y si lo usas de manera seguida sin lavar el cabello con agua, se puede acumular el producto en tu cuero cabello, y no cumplirá su función.